Claudio Barbosa

Director de Tecnología

De origen humilde, quien ve a Claudio hoy, siendo uno de los principales nombres de la empresa, no imagina lo mucho que él caminó y cuántos obstáculos necesitó superar para llegar donde está. A los 43 años, él cuenta que se licenció en la facultad de la vida y que nunca aceptó ser una persona promedio. “Fui hijo de padres separados y desde los 15 años traté de ir tras mis sueños y objetivos. Siempre quise alcanzar la cima, incluso en un simple trabajo” cuenta él, nacido en el estado de São Paulo, que en su juventud trabajó en un servicio de limpieza, cosechando naranjas e incluso cortando caña de azúcar, pero que nunca se conformó con poco.

Claudio Barbosa

A los 17 años, consiguió un empleo como ayudante de albañil y en poco tiempo acabó convirtiéndose en dueño de esa misma empresa, pasando a atender grandes hospitales. Tras una crisis se vio obligado a cerrar el negocio pero eso no desanimó a Claudio. En poco tiempo, él estaba involucrado con un nuevo sector, el de la fabricación de muebles. “Mi diferencia siempre fue tener fuerza de voluntad y querer trabajar para conquistar cada vez más cosas: tener un coche, una casa propia, ser independiente”, subraya el emprendedor. Eso le permitió que pudiera casarse e irse a Río Grande del Sur donde su esposa tenía una empresa también. Para Claudio, el gran aprendizaje desde la creación de Trust hasta ahora ha sido aprender a encarar las incertidumbres.

Claudio Barbosa

“El miedo te obsesiona cuando te dejas llevar. Él siempre va a existir y nosotros necesitamos aprender a decir no y a lidiar con él, sobre todo en el mercado. Es necesario tener confianza. Toda negociación tiene altos y bajos, y puedes ganar o perder. Esta gestión de riesgos también forma parte de nuestra vida. Es fundamental saber trabajar con eso”, añade.